Ilustración es la acción y efecto de ilustrar (dibujar, adornar). En este mismo sentido, hay que exponer que ilustración es un término que también se utiliza de manera habitual para referirse a la publicación periódica que suele estar compuesta tanto de texto como de láminas y dibujos de diversa tipología.

El verbo ilustrar también puede utilizarse como sinónimo de dar luz al entendimiento: La ilustración fue un movimiento cultural e intelectual europeo que se desarrolló desde mediados del siglo XVII y teniendo como fenómeno histórico simbólico y problemático la Revolución francesa. Fue denominada así por su declarada finalidad de disipar las tinieblas de la humanidad mediante las luces de la razón. El siglo XVIII es conocido, por este motivo, como el Siglo de las Luces y del asentamiento de la fé en el progreso.

Los pensadores de la ilustración sostenían que el conocimiento humano podía combatir la ignorancia, la superstición y la tiranía para construir un mundo mejor. La ilustración tuvo una gran influencia en aspectos científicos, económicos, políticos y sociales de la época. Este tipo de pensamiento se expandió en la burguesía y en una parte de la aristocracia, a través de nuevos medios de publicación y difusión. Según las ya muy discutidas interpretaciones marxistas, la ilustración puede ser definida como “una etapa histórica de la evolución global del pensamiento burgués”.